martes, 26 de enero de 2010

Que alguien meta mi cerebro en una lavadora y me lo devuelva limpio de obsesiones, recuerdos y paranoias. Gracias.

No hay comentarios: