martes, 16 de octubre de 2012

Estoy en una de las épocas más egoistas de mi vida, después de tanto altruismo de ese que toca la polla, llega el momento de hacer sólo lo que a mí me apetezca, cuando a mí me apetezca y con quien a mí me apetezca. Quizá el verdadero camino a ser libre sea permitirse serlo y no pensarlo más de la cuenta.

No hay comentarios: