Parece que ya no necesito la sierra mecánica

Cuando parecía que nada iba a cambiar, que la veleta vital daba más vueltas que el precio de la gasolina... Y que todo esfuerzo había sido tanto o más que inútl, las cosas empiezan a rodar. Pequeña, al final... lo vas consiguiendo, tu puzzle va tomando forma y las piezas que tienes en tu cabeza, empiezan a encajar. Aaay, gilipollas, que no hay bien ni mal que cien años dure. (:

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?