viernes, 26 de octubre de 2012

Nado en un océano de dudas que arañan mis buenos pensamientos. Tengo pánico de no poder arrancar esa mancha negra, esa contaminación intermitente que viene y va, arrasando con todo a su paso. Ser feliz no debería ser lo que da miedo sino todo lo contrario, (la gente teme al sufrimiento, ¿no?) Ya que vivimos, que menos que disfrutar de ese tiempo que se nos ha concedido, que menos que vivirla con un mínimo de calidad. He sido una cobarde y no quiero serlo más, no quiero más guerras inútiles e injustas conmigo misma ni por supuesto con personas a las que quiero. Rallarse solo sirve para eso, para rallarse, es la palabra más sosa y sin contenido del mundo (la odio). Hay una frase que creo que es clave para cualquier problema “lo que es, es”, básicamente aceptación, abrazar a la vida y al destino, entregarse y a partir de ahí vivir relajado. Son tantas cosas las que se quieren pulir… …y es que joder! en el fondo, es tan bello vivir a veces…los jodidos pequeños detalles que le dan sentido a tu vida en una milésima de segundo, una sonrisa, una escapada, un buen polvo, un sueño…y ahí justo ahí te sientes el ser más gilipollas del mundo por haberte estado comiendo la cabeza durante tanto tiempo…

No hay comentarios: