Nada cierto, nada nuevo, nada más que lo que quieras escuchar. En un pequeño instante, en un momento de debilidad... El mismo error constante, un paso adelante y dos atrás, la misma piedra en un camino del que no veo el final. Mientras seguimos como ayer... Huyendo de una realidad a la que no le caigo bien o es ella la que me cae mal. Riendo para olvidar, llorando por necesidad. ... Y aunque no te quise mentir, tampoco dije la verdad. Tal vez me sobre el dolor, me falte el valor para decir adiós.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz