jueves, 21 de agosto de 2008

Siempre miro hacia arriba, hacia lo más alto.
Y espero no cometer nunca el gran fallo de atreverme a ser cobarde.

No hay comentarios: