Sal a la calle, mira a tu alrededor siente esa brisa, disfruta del sonido de las hojas al caer al suelo o del sonido de las ramas al tocarse. Mira al cielo, cierra los ojos siente el viento tocándote la piel, sonríe.
Camina sin pensar hacía donde quieres ir, simplemente házlo.
Mira a la gente pero no como siempre, mira a los ojos e intenta descubrir lo que piensan; Camina empezando siempre con el pie derecho aunque no creas en esas supersticiones que te contaban de pequeña.
Si estás sola disfruta de tu misma compañia, y si estás con alguien callate y dejale hablar mientras cierras los ojos y gozas de lo que te explica aunque te parezca aburrido.
Sientete pequeña mientras cuenta sus hazañas y grande cuando te cuente sus miedos, opina sin pasarte y regálale tu mejor sonrisa.
Mira al mundo y haz fotos mentalmente , intenta no olvidar ese lugar en aquél momento.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?