Si no juegas...

Creo que como siempre me va a tocar perder. Es más, estoy casi segura de que perderé. Pero algo me dice que las cosas hay que intentarlas, y que ya que se intentan, se hagan lo mejor posible. Quizás sea la intuición o el intento continuado y diario de ser feliz. Después me puedo arrepentir de haberlo hecho, pero, al menos, habré sabido cómo ha acabado el partido habiéndolo jugado yo y no dejándolo a manos del destino. Por supuesto, si juegas te arriesgas a tener mala suerte y perder, pero al menos habrás jugado, y ya sabes qué es lo que haces mal y así intentar mejorarlo, porque el azar nos deja un margen de error siempre a nosotros mismos. Si no juegas, te quedarás en las gradas mirando cómo juega el resto y te consumirás pensando cómo sería todo si hubieses jugado tú también. Así que mirándolo así, prefiero jugar y volver a perder y todo lo que conlleva, a quedarme sentada mirando cómo la pelota va y viene en el mismo sitio aburrido y sin sentido de siempre.


Saber perder con una sonrisa en la boca es sencillo, si te lo propones…

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?