viernes, 12 de diciembre de 2008

Algunos días son como estar en una sala repleta de gente donde la única que no tiene asiento soy yo.

No hay comentarios: