martes, 30 de diciembre de 2008

Como una cancion sin musica...

Como un niño sin su juguete nuevo. Como una canción sin estribillo. Como un cuento sin amor. Como una playa sin arena. Como un océano sin olas. Como un amor de primavera sin baile de fin de curso. Como un verano sin helados. Como una Navidad sin engordar. Como una cartilla sin fondos. Como una paloma sin alas. Como una barra de bar sin tequila. Como una noche loca sin canciones de mierda. Como una tormenta sin truenos. Como un corazón sin válvulas de escape. Como una noche sin velas encendidas. Como una película de miedo sin gritos. Como un domingo en la cama sin nada que hacer. Como una guitarra eléctrica sin amplificador. Como un Nueva York sin Manhattan. Como una religión sin milagros.

Igual. Así estoy yo.

No hay comentarios: