Navegando

Érase una vez un hombrecillo de pijama blanco que viajaba en un asteroide a través del espacio.

Un día, el hombrecillo de pijama blanco observó que otro objeto se dirigía hacia su asteroide y pronto colisionarían.


Pero aquel hombrecillo que era un ser decidido e intrépido, decidió no quedarse a esperar a que ocurriese. Se montó en su cohete oxidado y se dirigió veloz a esa extraña roca que se acercaba a su hogar.


Allí descubrió nuevos seres y costumbres.

Descubrió nuevos mundos y paisajes.


Descubrió nuevas formas de vida.

Se adentró en lugares totalmente nuevos para él donde vió y aprendió.

Y así, gracias a su largo viaje, consiguió cambiar el rumbo de las cosas.


Sólo marchándose muy muy lejos, a otros lugares extraños, consiguió salvar su propio hogar.


Y regresar.

El caso es que hoy no tenía ganas de contar, pero esto me gustó. Creo que simple es la palabra.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?