Caer y volver a levantarme, estar siempre en pie de guerra. Saber callar, pero no parar de hablarme. Salir corriendo, perder la cabeza, sólo parar para acordarme de respirar. Carpe noctem. Elegir y equivocarme, que me falte el aliento y besarte. Acertar. Perderte y encontrarme. Dejar de controlarme, perder el sentido y el norte. No querer tomar el control. Masoquismo sentimental. Y volver a ser la reina de nuestro mundo. Romper tus planes, rehacer mis esquemas, vivir de recuerdos y tal vez crear otros nuevos. Prenderle fuego a las sabanas, que se vaya el hielo. Seguir siendo tan frágil y tan libre. Comerte, atreverme a volar (a tu lado).
Aprender a conocer. Aprender a mirar.

Y que sólo yo le encuentre sentido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?