Paso de rayadas y de aglomeraciones, tanto en el cerebro, como en el corazón. Paso de lo que piense la gente o de lo que yo les de que pensar. Paso de los críos, de las niñatas y de los que se creen mayores. Dejadme en paz, que hoy no estoy para nadie.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?