Las cosas molaban cuando tú estabas cerca y yo molaba cuando estaba contigo. Era la única forma que tenía de sonreir. Sólo quería eso, que vinieras y me pidieras que te abrazara y te dejaras abrazar. Todo lo demás no me importaba. Como si me echabas de la cama al dormirte o como si tuviera que ir andando hasta el fin del mundo. Quería que estuvieras ahí, quería que estuviéramos ahí. Pero ya no, ya no se si quiero..

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?