Que las piedras que hicieron volcar ayer,
Hoy ya solo me alcanzan para darme empujones, queriendo que tropiece.
Que ya no duele el golpe, sino volver al recuerdo.
Que ya no me sorprendo, me canso.

No obstante, sigo, siempre.
Porque descubrí la vida, descubrí detalles, descubrí cosas con las que nadie ni nada puede luchar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?