miércoles, 28 de abril de 2010

Basta. Basta ya de prometer cosas que no puedo cumplir. Basta de sueños, de ilusiones. Basta de creer en mí. Basta de fingir, de fingir que tengo las cosas claras. Basta de ir de fuerte. Basta de ocultar todo lo que siento. En momentos como este, en los que no puedo más, me doy cuenta de como me gustaría tener una maquina del tiempo, y retroceder un año, o dos años, a un día quizás tan triste como este, pero... ¿sabes cual era la diferencia? Antes siempre había algo, siempre te tenía a ...

No hay comentarios: