viernes, 2 de abril de 2010

Todo caduca con el tiempo. El amor también. La gasolina del coche, por ejemplo: si olvidas que se va a acabar te dejará tirado en medio del campo. [..]

- Yo te voy a querer siempre, y si se acaba la gasolina me muero.



No hay comentarios: