Fría primavera en la que florecen las preguntas que jamás regué. Me paro donde ya no sé a qué huelen tus pisadas para pensar si alguna vez lo supe, en un sitio que ni mi imaginación concebia meses atrás, donde las sonrisas, las sonrisas.. Ya no me aceleran el corazón

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?