Hay millones de personas por ahí, pero al final todo se reduce a una sola. A veces me entra el pánico, me olvido de respirar, pero sé que hay algo hermoso en todas las imperfecciones (...), una fuerza que nadie podrá quitarme jamás.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?