Como si fueras a llevarte la luna

He aprendido que hay que dejarse llevar. Que hay que olvidar y empezar de cero. Que hay que ilusionarse. Caer y levantarse. Sonreír. Temblar. Vivir. Pero aún no he aprendido que eso se hace sin miedo. Que no hay que tener miedo a triunfar, a salirte con la tuya. Que hay que salir a ganar. Así que, yo sigo a lo mío. Con calma. Que así también se llega a Roma... o al menos eso dicen.


(Ellos no fallan; me han regalado y regalan sonrisas para cada día. Oxígeno extra.)

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?