Llega un momento en el que la rutina tapa al sol y la niebla elimina de un plumazo todas las estrellas. Es entonces cuando entre caladas y gotas de lluvia te das cuenta de lo que te falta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?