Nos empeñamos en buscar la felicidad cada dia y no nos damos cuenta de que es ella quien tiene que encontrarnos. Y eso será donde menos te lo esperas: en el instituto, en el supermercado, en medio de una huida. Y cuando llega descubres que ahí no acaba todo, que el final de un camino… solo es el principio de otro, y lo único que importa es la persona que escoges para que camine a tu lado. Y esconderse es lo que menos te importa, lo que te importa es que estas tocando con la yema de los dedos eso con lo que has estado soñando toda tu vida, y ya solo importa el hoy, el presente y lo que queda por vivir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?