Puede que sea estupido creer en los presentimientos, pero ahora mismo, confiar en mi instinto, es el puntal más fuerte al que puedo agarrarme. Y sí, soy consciente de que si sopla el viento, se me llevará con él... pero necesito pensar que no puede acabar así. Aún me quedan muchas batallas por ganar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?