viernes, 19 de septiembre de 2008

¿Qué pasa con mis sueños?


Si me preguntan: ¿de qué te has dado cuenta? Contesto: de que todo puede empeorar, siempre, siempre todo puede ir a peor…

Pero mira, los lamentos ya no van conmigo, a lo sumo un par de gritos, dos noches en vela y dos malos pensamientos que no vienen a cuento. La ventaja de todo esto es que lo más pequeño, lo más insignificante para algunos, a mí puede llegar a hacerme una ilusión tremenda. Como por ejemplo despertarte de la siesta y saber que tienes un buen plan, pero que ese plan no sería nada sin la gente que lo llevará a cabo. (Os quiero pedorras, os quiero).


Esperar nada es esperar, y como espero que siga esperando por mucho tiempo, no me tengo que cansar de esperar que todo tome su camino.

Me niego a todo, porque todo es nada para mí.

No hay comentarios: